Start-Ups y empresas emergentes. Dónde invertir tu dinero.

Start-Ups y empresas emergentes. Dónde invertir tu dinero.

¿Qué es una start-up?

No toda empresa emergente es una start-up. Normalmente se viene aplicando este término a empresas asociadas a la tecnología y con un campo de acción muy concreto. La definición mas o menos aceptada de start-up es una empresa de reciente creación, emergente, con un origen financiero débil (al menos en principio) y preferiblemente ubicada en el sector tecnológico.

Las start-ups son muy atractivas para el sector del capital riesgo. Hay que tener en cuenta que un noventa por ciento de las start-ups acaban desapareciendo, pero también que Google o Facebook han comenzado siendo empresas de este tipo, y que hoy en día han hecho multimillonarios a los socios que en un principio creyeron en el proyecto y arriesgaron.

Origen y zonas

Hay que tener en cuenta que cualquier espacio puede ser la oficina principal o la sede de una start-up. La leyenda de la empresa que comienza en un garaje a veces se hace realidad. De todas formas hay zonas que concentran un mayor número de empresas emergentes. El Estado de Israel acapara miles de empresas de nueva creación. Las instalaciones y la financiación pública atraen cada año a muchos emprendedores con ideas nuevas.

A parte del propio hogar, el origen y desarrollo de una empresa emergente suele estar en viveros de empresa y desarrolladores. Éstas promotoras son organismos que ayudan, aconsejan y en algunos casos financian ideas que resultan interesantes. Normalmente no aceptan el cien por cien de peticiones y hay que pasar un filtro en el que seleccionan los proyectos con más posibilidades.

Una forma de potenciar una idea es el co-trabajo, es decir, espacios preparados para que varios proyectos convivan y se retroalimenten. De ésta manera se aminoran costes y, sobretodo, unos proyectos se inspiran en otros hasta tener una organización media-alta a base de pequeñas colaboraciones.

Tipos de start-ups

La inmensa mayoría de empresas catalogadas como start-up son de perfil tecnológico. Al ser un término tan amplio, hoy en día surgen empresas emergentes tecnológicas muy diferentes y diferenciadas.

De todas formas no es un concepto propio exclusivamente de la tecnología, existen empresas emergentes que tienen poco o nada que ver con programas informáticos o desarrolladores tecnológicos. En esencia, cualquier empresa nueva y, sobretodo original y específica puede ser considerada una start-up. Aquí lo que importa es que la idea no sea más de lo mismo y que ocupe un nicho de mercado muy  concreto.

Es el mejor momento para lanzar tu idea. No hace falta que manejes una financiación muy alta, ni que tengas los medios necesarios, hoy en día lo importante es la idea, una vez la tengas tu propia start-up ha despegado, solo tienes que identificar el lugar correcto en el que tu idea se va a hacer realidad.

Haz un comentario

LEAVE YOUR REPLY

Reset all fields