¿Qué significa entrar en concurso de acreedores?

¿Qué significa entrar en concurso de acreedores?

Si ha habido un efecto positivo, entrecomillas, del advenimiento de la crisis, ese ha sido la mejora de nuestro vocabulario financiero. Uno de los términos más habituales es el de concurso de acreedores. Expresiones como “la empresa X entra en concurso de acreedores” se han vuelto comunes en los periódicos. Pero, ¿qué es entrar en concurso de acreedores? Si no lo tienes claro, te lo explicamos a continuación.

Definición de concurso de acreedores                

El concurso de acreedores es un procedimiento legal que tiene lugar cuando una persona o una empresa no pueden hacer frente a sus pagos y se recurre a la justicia para arreglar la situación y poder pagar las deudas.

Qué significa entrar en concurso de acreedores

El concurso de acreedores se declara en dos supuestos: quiebra o suspensión de pagos. Ambas situaciones son parecidas pero diferentes. La suspensión de pagos se produce cuando el deudor (persona o empresa debe dinero) no puede hacer frente a una parte importante de sus pagos antes de vencimiento. En la quiebra el valor de activos (recursos económicos disponibles) es inferior al valor de las deudas. Por tanto, la suspensión de pagos es, dentro de lo que cabe, menos grave, que la quiebra, porque significa una falta de liquidez temporal.

En ambos casos, el concurso lo pueden solicitar el deudor de forma voluntaria o pedirlo alguno de los acreedores. El objetivo del concurso es organizar las finanzas del deudor para que el mayor número posible de acreedores cobren lo que se les debe.

¿Cuál es el orden en cobrar si no hay dinero para todos? Siempre se priorizan los intereses de los más débiles, como los trabajadores de la empresa, antes que el de otros agentes que puedan haber tenido que ver con la situación que ha llevado al concurso.

Fases del concurso de acreedores

El concurso de acreedores tiene varias etapas. La solicitud de concurso se realiza ante un juzgado mercantil, si se acepta el concurso se hace público. Es entonces cuando los acreedores  deben presentar ante el juzgado la relación de deudas que mantienen con el deudor (al que se llama concursado).  El juez estima cuales admite y cuales no y nombra un administrador encargado de negociar el pago de la deuda. La situación ideal es que se alcance un acuerdo entre todas las partes para que la deuda se pueda pagar en un plazo razonable, tal vez con una quita. En caso de desacuerdo es necesario liquidar la empresa para hacer frente a los acreedores.

¿Te agobian las deudas?, quizás podamos ayudarte para que no tengas que acudir a un concurso de acreedores. Contacta con nosotros y tramitaremos tu solicitud de préstamo lo antes posible.

 

Haz un comentario

LEAVE YOUR REPLY

Reset all fields